Cuando colocamos tratamientos de ortodoncia tanto fijos como removibles a un paciente, es necesario informarle del posible aumento de riesgos de caries y periodontales. Para evitarlos es necesario incidir en la necesidad de una excelente higiene dental, sin la que se puede causar gingivitis y descalcificación del esmalte, debido a la acumulación de placa alrededor de los aparatos.

Indistintamente del tipo de cepillo por el que optemos, es primordial la CORRECTA TÉCNICA DE CEPILLADO.

En el caso del cepillo manual, se ha de realizar un movimiento rotatorio y perpendicular a la superficie dental, inclinando progresivamente el cepillo para acceder a todos los rincones de los dientes, especialmente en los espacios entre encía y bracket, donde aumenta la posibilidad de acumulación de restos alimenticios.

En el caso del cepillo eléctrico, realizaremos la misma técnica, con la particularidad de que es él mismo el que realiza el movimiento de rotación. Es muy importante completar el cepillado con otros instrumentos que puedan acceder donde el cepillo no llega.

Los cepillos interproximales resultan interesantísimos aliados, siendo capaces de limpiar entre el diente y el arco.

La seda o hilo dental no sirve cuando utilizamos ortodoncia pero sí el superfloss, que tiene la misma función que la seda, pero está dotado de un extremo duro con el que poder “enhebrar” entre los espacios interdentales, facilitando la limpieza en esos huecos.

Un irrigador de agua o Waterpic resulta también muy útil para limpiar las zonas de difícil acceso y completar una perfecta higiene bucal especialmente mientras llevas ortodoncia.

Si tienes alguna duda respecto a cómo realizar una correcta higiene bucodental con tu tratamiento de ortodoncia, puedes consultar con tu Dentista Valencia y te atenderemos con mucho gusto. Puedes contactar con nosotros en el 96 344 75 55, somos expertos en Ortodoncia Valencia.